DiverWorld

Diverworld - Celebraciones y eventos privados

CELEBRACIONES Y EVENTOS PRIVADOS - reservas online

Cumpleaños en una piscina de bolas

La piscina de bolas es una experiencia sensorial para todos los niños. En ella pueden experimentar con los colores, las formas, las texturas…y les queda esa sensación de tranquilidad que tienen al flotar entre todas las bolas de mil colores diferentes. ¿Quién no ha disfrutado de una piscina de bolas? Todos los niños que las prueban luego no quieren salir de ahí.

Cumpleaños en una piscina de bolas

Es un lugar donde la diversión está asegurada. Son muchos los juegos que pueden practicar dentro, pero no solo eso, sino que estos lugares también van a aportar a los más pequeños diversas ventajas físicas y bienestar psicológico. Por lo que si algún día celebras un cumpleaños, no te puedes quedar sin tener una piscina de bolas.

Beneficios de jugar en una piscina de bolas

  • Desarrollan la psicomotricidad de los niños, favorecen el ejercicio físico y ejercitan la musculatura mediante el juego. Nadando entre las bolas de colores los niños tendrán que moverse con más fuerza de lo normal, algo que no notarán ya que se estarán divirtiendo pero que servirá para mejorar sus músculos.
  • Aumenta la confianza en el niño y le permite tener un mayor control de su cuerpo, lo que a la larga le aportará una mayor seguridad en su día a día.
  • El niño socializa con otros niños que también se encuentran en la piscina de bolas, lo que mejora su forma de comunicarse y a la vez le ayuda a estrechar lazos con otros niños de su edad.
  • Mejora la orientación y los reflejos del niño. Es normal que las bolas de colores vuelen por el recinto y eso ayudará al pequeño a mejorar esa capacidad de recepción y de entender el espacio. Además, mejora la coordinación ojo-mano.
  • Sirve para liberar el estrés y la energía acumulada, ya que en estos espacios el niño no se va a hacer daño ya que los materiales son blandos.
  • Aprende a diferenciar los colores y las formas mediante el juego.
  • Durante el rato que el niño juega libera endorfinas, es decir, la hormona de la felicidad, lo que le aporta bienestar. Además, después de una tarde de juego en una piscina de bolas el pequeño va a descansar mejor y dormir más relajado.

De esta forma, aunque parezca una tontería, celebrar el cumpleaños en una piscina de bolas tiene muchos beneficios para los niños. Si queréis saber más o queréis celebrar un cumpleaños en una piscina de bolas, siempre podéis visitarnos en Diverworld.

¡Hasta el jueves que viene!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest